Páginas

viernes, 2 de marzo de 2012

ECONOMIA SOSTENIBLE, LA ECONOMIA DEL BIEN COMÚN (CHRISTIAN FELBER) PARA EL DEBATE DEL MES DE MARZO


Resulta apasionante vivir en estos tiempos en los que sabemos, positivamente que vamos a asistir al mayor acontecimiento de la historia:  ¿Destrucción o elevación de conciencia?.  Uno de los parámetros más interesantes  de observar (aunque el más importante sea el ecológico) es el factor económico.  Nuestra economía mundial, basada, primordialmente en el capitalismo está dando sus últimas bocanadas.  Por todas partes se escuchan los cantos de sirena de nuevas metodologías más o menos utópicas que nos llevan a considerar como posible el cambio de paradigma económico y la posible ECONOMIA SOSTENIBLE.


ECONOMIA DEL BIEN COMÚN

 En esta línea Christian Felber, un joven austriaco perteneciente al grupo activista Attac, ha generado o por lo menos la promueve,  toda una metodologia que llama "Economía del Bien Común".  Es una forma solidaria, útil y muy humana de compartir los recursos tanto monetarios como naturales entre todos en función de los que más tienen dan más y los que menos tienen dan menos. Lo novedoso es que aunque planteado así pueda parecer una propuesta socialista, va mucho más allá, pues se centra, primordialmente en que sea la empresa el gran agente de cambio que reconozca su responsabilidad social corporativa y revierta en el público -le compre o no sus productos y/o servicios - una parte importante de sus beneficios.  Y no necesariamente de una manera monetaria (reducción de precios, mejoras en sus productos o regalos a sus empleados) , sino en acciones ecológicas, de clara repercusión social y de calado auténticamente espiritual, pues serán los gobiernos los que, conscientemente cobren más a las empresas más polucionadoras y menos solidarias socialmente y en cambio reducirá impuestos y otras acciones de privilegio a aquellas empresas que demuestren su colaboración social y ecológica.


CAPITALISMO INTEGRAL

KEN WILBER  nos ha hablado en diversas ocasiones sobre la posibilidad de crear un modelo económico basado en el capitalismo que conocemos, sólo que aplicandole los cinco elementos de la Teoría Integral.  Algo así como cuando Adams presentó su Teoría Económica y revolucionó la visión de las transacciones es lo que ocurriría si de verdad se escuchara la voz de este maestro de la conciencia.  El caso es que entonces necesitaríamos encontrar una nueva denominación porque con tan sólo escuchar la palabra capitalismo,  se nos revuelven las tripas, a muchos, por lo que tiene de especulación y consumismo. Por esto último, podríamos  pensar que no hay salvación para nuestra humanidad  corrupta y que por mucho que Felber y otro tengan muy buenas intenciones, las cartas ya están tiradas.

¿Cuál es tu opinión?

GRACIAS POR TU RESPUESTA AL DEBATE

2 comentarios :

Nagarjuna dijo...

Yo más que capitalismo lo llamaría EGOISMO: osea, (todo para mi mismo).

Gunther Emde dijo...

la palabra capitalismo está degradada, pero también lo están los términos Dios (¡cuántas barbaridades se han hecho y se hacen en su nombre!), espiritualidad (desde los años setenta sometida a interpretaciones New Age completamente superficiales), amor, comunismo, socialismo, política, etc, etc.

La revitalización de todos esos conceptos pasa por insuflarles una nueva clase de energía, más que cambiarles el nombre. El capitalismo tiene muchas cosas buenas, como también el socialismo, el comunismo y el anarquismo. Todo eso va a ser renovado, no sabemos bajo qué nombre, pero está claro que la nueva conciencia no está interesada en simplemente rechazar de plano, sino en procurar comprender qué aspectos de todas esas corrientes de pensamiento serían aplicables a un gran modelo político que fuera auténticamente abarcador, y que atendiera a la complejidad social de nuestros días.

Es decir, que atendiera a las diferentes visiones y estadios de conciencia en los que se encuentran los diferentes grupos de población. Algo que es sumamente complejo, desde luego, y que precisa de mentes muy atentas y lúcidas.

Publicar un comentario